Me cansé de tantas muertes, del silencio que se hace cómplice, de los gritos que se ahogan bajo la ley. Me canse de las lagrimas de las familias, de la impotencia de las que se quedan por miedo, por los hijos, por su incapacidad de creer en su poder. Me canse de ser perra, puta, vividora, amargada e histérica porque me atrevo y hablo, porque me atrevo y hago, porque no me dejo intimidar.

Me cansé de aguantarme las palabras asquerosas que vociferan en la calle, de que me cosifiquen, de que subestimen mi inteligencia porque sale sangre de mi vagina unos dias al mes. Me canse de trabajar como burra y me paguen menos, de que me roben las ideas, de que no me entreguen la cuenta y ser yo la que pague.
Estoy tan harta de los maltratos disfrazados de costumbre, de que me envíen al salón de belleza o al gimnasio, de ser cuestionada sobre la maternidad y el matrimonio. De que mis aliadas se crucifiquen entre ellas y pierdan toda su paz en competencias absurdas producto de una vanidad hueca, de la falta del amor propio.

Yo no quiero contenerme más, yo no quiero despertarme y leer que en seis meses 63 de mis hermanas están enterradas, con ellas sus sueños, sus metas, sus ganas de vivir.

La cultura del aguante nos tiene tan obnubilados que las injusticias desfilan en nuestra mesa como el pan de cada día, y allí esta el peligro, en la anestesia del dolor ajeno ignorando que en cualquier momento, que en cualquier caluroso día en esta isla, la muerte puede tocar tu puerta, no estas exenta.

Copyright ©2016 Yoaska Díaz
Connect with Yoaska via INSTAGRAM

Yoaska Díaz, nace en San Pedro de Macoris, ciudad de los bellos atardaceres un 24 de noviembre del 1986. Medica y amante del arte en general, sobretodo la literatura. Ve el oficio de escribir como una forma de exorcizar la realidad y experimentar una libertad genuina que solo pueden dar las letras. Posee un master en Nutriologia Clinica y trata de convencer a los pacientes de que la comida es un arte y una forma de coquetearle a la longevidad. Gusta de buenas conversaciones debajo de una mata de mango, de los besos apasionados y los abrazos que curan. Opina que el baile y la lluvia son portales hacia la felicidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.