¿Pero santísimo, quién eres?
Soy la vida quien empezó la guerra.
La que violaste para que tu espíritu
estara más cerca de Dios.
Al contrario tú, llegaste a pecar.
Y no llegaste a robar lo que buscabas.
Porque yo soy Dios
y a Dios no se le roba.
Al contrario, lo que encontraste
fue maldición para ti,
y toda tu generación

Y hasta que aprendas
quién yo soy…
te voy a dejar sufrir
en maneras que no
esperabas,
hasta que te humilles

Te dare los ojos…
para buscar
la llaves
para entrar
al reino de Dios.

Copyright © 2015 Priscilla Jackson
Connect with Priscilla via INSTAGRAM & FACEBOOK

Descending to this earthly planet Priscilla was born in Harlem from two indigenous Carib parents. Nowadays, she lives with her two children and husband who enjoy traveling the world and sipping piña coladas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.